Image
ObCP - Noticias
Publicada la Directiva de protección del denunciante
29/11/2019
DIRECTIVA (UE) 2019/1937 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 23 de octubre de 2019 relativa a la protección de las personas que informen sobre infracciones del Derecho de la Unión

El pasado 26 de noviembre se publicó en el DOUE la Directiva (UE) 2019/1937 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2019, relativa a la protección de las personas que informen sobre infracciones del Derecho de la Unión, cuyo plazo de transposición finaliza el 17 de diciembre de 2021.

Canales de denuncia

Como principales novedades, podemos destacar que se articula un sistema de denuncias a tres niveles, que tienen requisitos diferentes para su utilización y que exigen, de forma ordinaria, el uso de la instancia previa para poder acudir a la siguiente:

  • Nivel 1: Divulgaciones internas a los órganos de recepción internos
  • Nivel 2. Divulgaciones externas reglamentarias a los organismos competentes (por ejemplo, la autoridad de servicios financieros, de la competencia, o de integridad y buen gobierno) y;
  • Nivel 3. Divulgaciones más amplias a la policía, los medios de comunicación, los miembros del Parlamento y los agentes no regulados.

Por tanto, además de la necesidad de articular un canal de denuncia externo que corresponderá al Estado o CCAA, impone la obligación de crear sistemas de denuncias internos a todas las entidades, tanto públicas como privadas, con las siguientes excepciones:

Excepciones

  • en el sector privado, están eximidas de crear dicho canal interno aquellas empresas y entidades privadas que no alcancen los 50 empleados,
  • mientras que, por el contrario, en el caso del sector público, la Directiva deja cierta libertad a los Estados miembros, que podrán (o no) dispensar de la creación de dicho canal de denuncias a las municipalidades de menos de 10.000 habitantes y a aquellas entidades públicas que no superen los 50 empleados.

Protección del denunciante

Por último, también contiene previsiones de protección del denunciante, como:

  • garantizar la confidencialidad de la identidad del denunciante tanto en los sistemas de denuncia internos como externos (artículos 9.1.a y 12.1.a) –no así el anonimato, extremo que la norma europea deja al arbitrio de los Estados Miembros (artículo 6.2)–,
  • prohibir cualquier forma de represalia,
  • o medidas de asistencia a los denunciantes en lo relativo al acceso a la justicia y a la asesoría jurídica.

Se puede consultar la Directiva aquí