Image
ObCP - Noticias
Construir una Unión Europea de la Salud: reforzar la resiliencia de la UE ante las amenazas transfronterizas para la salud (Comunicación de la Comisión Europea de 11 de noviembre de 2020)
25/11/2020
La Comisión Europea anuncia modificaciones en la regulación de la adquisición conjunta de productos médicos.

En la presente Comunicación se proponen los primeros componentes básicos de una Unión Europea de la Salud. En ella se hace efectiva la obligación de garantizar un alto nivel de protección de la salud humana tal como se define en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Describe las lecciones aprendidas en la primera etapa de la pandemia y aboga por el fortalecimiento de las estructuras y los mecanismos existentes para mejorar la protección, la prevención, la preparación y la respuesta a escala de la UE frente a los peligros para la salud humana. Recomienda un marco reforzado para la cooperación transfronteriza contra todas las amenazas para la salud a fin de proteger mejor las vidas y el mercado interior, así como para mantener los más altos niveles en la protección de los derechos humanos y las libertades civiles. También refuerza el papel de la UE en la coordinación y la cooperación internacionales para prevenir y controlar las amenazas transfronterizas para la salud y mejorar la seguridad sanitaria mundial.

En concreto, la presente Comunicación va acompañada de tres propuestas legislativas: una actualización de la Decisión 1082/2013/UE sobre las amenazas transfronterizas graves para la salud, un refuerzo del mandato del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CEPCE) y una prolongación del mandato de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

ACUERDO DE ADQUISICIÓN CONJUNTA

El acuerdo de adquisición conjunta de contramedidas médicas en la Unión Europea, habilitado por la Decisión n.º 1082/2013/UE, se aplicó a lo largo de 2020 en respuesta a la crisis de la COVID-19. Sin embargo, el acuerdo de adquisición conjunta es predominantemente una herramienta de preparación y, como tal, no está diseñado para hacer frente a una crisis en curso. Su objetivo es mejorar la preparación de los Estados miembros para mitigar las amenazas transfronterizas graves para la salud, permitiendo un acceso más equitativo a contramedidas médicas específicas y una mayor seguridad del suministro, junto con unos precios más equilibrados para los Estados miembros participantes.

No obstante, en la propuesta de Reglamento regulador de las amenazas transfronterizas graves para la salud, se mejorarán elementos del marco jurídico del acuerdo de adquisición conjunta, ya que sigue siendo un instrumento fundamental para la preparación. En concreto, se prevé formalmente la participación de los Estados de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) y de los países candidatos a la adhesión. Además, se fortalecerá como un proceso de adquisición esencial de la UE, a la vez que se atenuará el riesgo de competencia interna por recursos limitados o vías nacionales paralelas, a través de una «cláusula de exclusividad». Este enfoque de exclusividad, aplicado en la estrategia de la UE en materia de vacunas, ha demostrado su eficacia Debe garantizarse la complementariedad con la reserva de rescEU estratégica de equipos médicos de emergencia en el marco del Mecanismo de Protección Civil de la Unión.