Image
Subrogación: compatibilidad entre valorar la formación y experiencia del personal que se va a asignar al contrato y la obligación de subrogar al personal que lo viene ejecutando
14/09/2020
Resolución 699/2020 Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales.

En la Resolución 699/2020 se plantea al Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales si es posible valorar la formación y experiencia del personal que se va a asignar al contrato cuando existe obligación de subrogar al personal que lo viene ejecutando. Concluye el Tribunal que si es factible siempre y cuando la calidad de dicho personal pueda afectar de manera significativa a la mejor ejecución del contrato, con estos argumentos:

«El recurso sostiene la falta de adecuación a Derecho de los pliegos al introducir la experiencia del equipo técnico propuesto por los licitadores para la ejecución del contrato como criterio de adjudicación del contrato, así como su necesaria subrogación.

Considera la Recurrente que en los Pliegos rectores del procedimiento se realiza una errónea configuración de los requisitos relativos a los trabajadores, y, en concreto, considera que son contrarios a Derecho tanto (i) la obligación de subrogación que establece el PCAP, que no respeta lo preceptuado en la LCSP, como (ii) la configuración de los criterios de adjudicación, en función de un juicio de valor, específicamente, cuando aquellos se basan en cuestiones relativas a la formación y experiencia exigible al personal asignado al servicio.

(…) Por tanto, la obligación de subrogación que impone el convenio colectivo a los adjudicatarios supone que éstos tienen el deber de integrar en su plantilla a los trabajadores de la empresa cesante en el servicio, pero en ningún caso, a mantenerlos en el mismo puesto de trabajo, tal y como indica el Órgano de Contratación en su informe, pudiendo, así, concurrir a la licitación -se entiende, los eventuales empresarios licitados-, (y con interés en ofertar el criterio de adjudicación cuestionado) mediante la adscripción a la ejecución del contrato de un personal que de ninguna manera tiene que ser necesariamente el que presta actualmente el servicio que deberá integrarse en la plantilla del adjudicatario (siempre y cuando el contratista saliente decida no mantenerlo en su plantilla), realizando así las reasignaciones de puestos de trabajo que fueren necesarias y bajo la voluntad del nuevo adjudicatario-empresario».