Image
Mantiene el criterio de la Resolución 203/2016 respecto de los llamados «depositos asistenciales»
01/08/2016
Resolución 586/2016 Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales

« Pues bien, el nuevo pliego mantiene el denominado depósito asistencial que debe constituirse en las dependencias de órgano de contratación, con unas condiciones de entrega y pago del material que la jurisprudencia y la previa resolución 206/2016 de este Tribunal, citada anteriormente, han considerado no conformes a Derecho. Es cierto, como se puede concluir de la comparación de las cláusulas anuladas y las ahora impugnadas, que el órgano de contratación ha introducido unas modificaciones en orden a moderar las consecuencias de la configuración del citado depósito.

En efecto, frente a la indeterminación anterior, el depósito se limita como máximo al 20% de unidades calculado sobre el número total de intervenciones quirúrgicas a realizar por cada hospital en el periodo de 2 meses. Por otra parte, se prevé la obligación de realizar un inventario mensual de las existencias, lo que permite que la empresa adjudicataria pueda incorporar o retirar las prótesis que estime oportunas y aportarlas a otras obligaciones contraídas con terceros. Estas previsiones implican que la caducidad de las prótesis difícilmente puede producirse porque la empresa adjudicataria puede sustituir aquellas que puedan encontrarse, si eventualmente es el caso, y asignarlas a otro contrato.

Ahora bien, las modificaciones mencionadas no evitan los efectos considerados por este Tribunal incorrectos jurídicamente en la resolución 203/2016.

(…)

A pesar de las modificaciones introducidas en el pliego respecto a la configuración del depósito asistencial, lo cierto es que las prótesis solo pueden ser facturadas por la empresa suministradora tras su efectiva utilización por los centros sanitarios, y solo en ese momento dejan de ser propiedad de la empresa suministradora, a pesar de haber sido efectiva y materialmente entregados al centro sanitario.

De este modo, hasta el momento en que el centro sanitario utiliza la prótesis y la implanta en un paciente, el contratista seguirá asumiendo la caducidad de ese producto y no puede facturarlo, a pesar de haber sido efectiva y materialmente entregado al centro sanitario. El contratista únicamente podrá facturar en el caso y en el momento en que la prótesis haya sido efectivamente utilizada por el centro para su implantación a un paciente. Así las cláusulas 21 y 23 señalan que el contratista no podrá facturar cuando entrega las prótesis al constituir el depósito asistencial y solo podrá facturar el precio unitario de la prótesis en el momento en que esta es utilizada mediante su implantación al paciente, momento en el que se gira o expide el “pedido de reposición” en que deben incluirse obligatoriamente los datos del producto consumido.

Pues bien, por conveniente que sea para los centros asistenciales disponer de un depósito de prótesis para poder utilizar en los casos, aun de urgencia, en que sea necesario, este sistema modifica el régimen legal de entrega y pago de los productos objeto de suministro. Además, con ser razonable el argumento del interés público, otras previsiones como la recepción y el pago del material que previsiblemente sea necesario y su custodia, trasladada la propiedad a la Administración, o la imposición de las adecuadas garantías para que el material sea entregado con la urgencia debida, pueden atender este fin público. Por todo ello, este Tribunal considera que las cláusulas del nuevo pliego no cumplen con lo acordado en la resolución 203/2016 y deben ser anuladas. Por ello, procede reiterar en este caso la anulación de las cláusulas contrarias a que el plazo de pago se modifique respecto del día en que las prótesis de rodilla fueron entregadas, de conformidad con el artículo 216.4 del TRLCSP. Dado que las cláusulas cuestionadas guardan una unidad de sentido, procede la anulación de todas ellas, es decir de las cláusulas 21, 22 y 23 del PCAP

Información relacionada: Recurso nº 52/2016 C.A. Principado de Asturias 3/2016 - Descargar PDF