Observatorio de Contratación Pública

Observatorio de Contratación Pública

Observatorio de recursos contractuales

Nulidad del pliego por no haberse incluido la codificación CPV adecuada al objeto del contrato

Resolución 145/2018 Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid.

25/07/2018

El motivo de recurso es único y se contrae a la consideración de la nulidad de pleno derecho de la convocatoria al no haberse consignado un código CPV correcto respecto del lote 6 del contrato.

El Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid estima el recurso y anula la convocatoria del contrato por lo que se refiere al lote 6 del contrato.

Argumenta el Tribunal:

"El Reglamento CE 2195/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de noviembre de 2002, -modificado por el Reglamento (CE) nº 213/2008-, por el que se aprueba el Vocabulario común de contratos públicos establece un sistema de clasificación único aplicable a la contratación pública, con el fin de normalizar las referencias utilizadas por los órganos de contratación y las entidades adjudicadoras para describir el objeto de sus contratos. Esta asignación tiene tanto una finalidad descriptiva (Considerandos 3-5 del Reglamento 2195/2002/CE) como una finalidad clasificatoria (considerando 9 y artículo 1 del Reglamento 2195/2002/CE), debiendo tener en cuenta que el manual explicativo de la Nomenclatura CPV, -que, pese a no poseer valor oficial, no deja de tener cierto carácter orientativo, - afirma en su apartado 6.2: “Las entidades adjudicadoras deben buscar el código que responda a sus necesidades con la mayor precisión posible. Se puede, desde luego, utilizar más de un código en los formularios normalizados destinados a la publicación de los anuncios de contratos públicos (…)”.

Esta necesidad de precisión en la determinación de los códigos CPV aplicables para describir el objeto del contrato entronca directamente con el principio de transparencia que constituye uno de los objetivos primordiales de la nueva LCSP, de acuerdo con su exposición de motivos “Los objetivos que inspiran la regulación contenida en la presente Ley son, en primer lugar, lograr una mayor transparencia en la contratación pública, y en segundo lugar el de conseguir una mejor relación calidad-precio”.

(…) De acuerdo con el sistema de información para la contratación pública de la Unión Europea SIMAPLos poderes adjudicadores deben tratar de encontrar el código que mejor se ajuste a la adquisición prevista. Si bien en algunas ocasiones los poderes adjudicadores pueden tener que elegir entre diversos códigos, es importante que seleccionen un único código para el título del anuncio de licitación. Si el CPV fuera inexacto, los poderes adjudicadores deberán referirse a la división, grupo, clase o categoría que mejor describa su adquisición prevista (un código más general que puede reconocerse fácilmente porque tiene más ceros)”. Ello no significa que no puedan utilizarse más códigos, ya que se refiere solo al título del anuncio, como se desprende con claridad del Manual del vocabulario común de contratos públicos que, aunque carece de valor jurídico puede considerarse a efectos interpretativos, cuando afirma que “Se puede, desde luego, utilizar más de un código en los formularios normalizados destinados a la publicación de los anuncios de contratos públicos (véase el sitio web eNotices). Esto será necesario, por ejemplo, si no hay ningún código específico que resulte adecuado. En tales casos, sin embargo, el primero de los códigos utilizados deberá considerarse el título y será, por tanto, algo más general (con más ceros al final) que los otros códigos”.

Ciertamente el código CPV seleccionado por el órgano de contratación responde al objeto general del contrato, -diverso material sanitario desechable o fungible, como bata desechable (lote 1), casaca desechable (lote 2), sistema de goteo (lote 3), tubuladura para respirador portátil (lote 4), conector de bioseguridad bifurcado (lote 5) y kit de superficies (lote 6)-, con lo que el código seleccionado es adecuado a nivel de título para identificar el objeto total del contrato. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que cada uno de los lotes constituye un objeto o unidad funcional independiente y que como tal es preciso determinar en la medida de lo posible dicho objeto a través de los códigos CPV para lograr el cumplimiento no solo formal sino útil del principio de publicidad. En tal sentido el Anexo III de la LCSP, regulador de la información que debe figurar en los anuncios de licitación señala en su sección cuatro punto 5 que deberá figurar “Códigos CPV cuando la concesión esté dividida en lotes, esta información se facilitará para cada lote".

De esta forma considera el Tribunal que en el supuesto de que existan varios lotes con distintos objetos, en un contrato en los que el código CPV general o a nivel de título no defina con precisión todos y cada uno de ellos, de existir un código CPV específico debería incluirse el mismo con el objeto de lograr la máxima concurrencia posible.

Volver a la página anterior


Entidades Fundadoras y Financiadoras

  • Escudo de España y texto 'Ministerio de Economía y competitividad. Gobierno de España' sobre fondo amarillo
  • Poradad el paraninfo y texto 'Universidad de Zaragoza' en azul sobre fondo blanco
  • Logotipo de everis. Texto everis blanco en fondo verde

Apoyos Institucionales

  • LBL_ALT_LOGO_4
  • Circulo representado el mundo y edificio similar al partenon en azul sobre fondo blanco. Texto 'Adester' en azul oscuro
  • LBL_ALT_LOGO_5
  • Universidad de Almería
  • Tribunal Administrativo de Contrataciones Públicas Panamá
  • Logo de Contratación pública en Euskadi
  • Centro de investigación sobre justicia administrativa